Los dones espirituales y la profecía

Lección 3

Para el 17 de Enero del 2009


INTRODUCCIÓN

La Biblia explica que Dios dones a su iglesia para su edificación y proclamación del evangelio, también explica que Satanás falsifica estos dones, entre ellos están los milagros y el don de lenguas.

     I.               DONES ESPIRITUALES

Los dones espirituales (en griego, jarísmata) son conocidos como espirituales porque los origina el Espíritu Santo y los distribuye a cada uno de acuerdo con su voluntad.

“No quiero, hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales… a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho” 1 Corintios 12:1, 7

Los dones son otorgados por el Espíritu Santo a los diversos miembros de la iglesia (1 Co. 12:1, 4), "para provecho"  (v 7).  Fueron concedidos de una manera especial después de la ascensión de Jesús (Ef. 4:8, 11), y debían perdurar hasta que en ella alcanzara el grado de su desarrollo que Dios deseaba (vs 12, 13).  Las Epístolas del NT contienen a lo menos 5 listas de dones espirituales: 1 Co. 12:8-10, 28-30; Ro. 12:6-8; Ef. 4:11; y las  que son más breves, o la mención de sólo uno o 2 dones (1 Co. 7:7; 1 Ti. 4:13, 14; 1 P. 4:10, 11).  Que estas listas difieran en longitud y contenido es una evidencia de que ninguna de ellas pretende ser completa; aunque la primera que mencionamos, que contiene 9 dones, ha llegado a ser la tradicional.

1.                  Los dones y la Iglesia apostólica

Los dones espirituales se dan para completar la misión confiada a la iglesia. Esto incluye la instrucción y la edificación de la iglesia, así como la proclamación del evangelio al mundo. El NT menciona por lo menos 17 (la cantidad real sería mayor).

a.         Los dones espirituales, tal como aparecen en 1 Co. 12:8-10 son:

                                      i.      "Palabra de sabiduría" (v 8) o "que hablen con sabiduría" (DHH); es decir, sabiduría y la capacidad de comunicarla a los demás.

                                    ii.      "Palabra de ciencia" (v 8) o "profundo conocimiento" (DHH); esto es, discernimiento para entender las verdades espirituales y para presentarlas claramente a los otros.

                                  iii.      "Fe" (v 9); no la común a todos los creyentes, sino el especial don de la fe espiritual que capacita al poseedor a realizar cosas extraordinarias por Dios.

                                   iv.      "Dones de sanidades" (v 9).

                                     v.      "Hacer milagros" (v 10).

                                   vi.      "Profecía" (v 10).

                                 vii.      "Discernimiento de espíritus" (v 10); o la capacidad de diferenciar las diversas clases de espíritus, lo que habilita a su poseedor para distinguir las profecías verdaderas de las falsas, y las espurias manifestaciones de piedad

                               viii.      "Diversos géneros de lenguas" (v 10).

                                   ix.      "Interpretación de lenguas" (v 10), para comprender y transmitir lo que se dice en algún idioma desconocido (cp 14:13-28).  Pablo animó a los creyentes a que desearan los dones espirituales para edificación de la iglesia (vs 1, 12.

Hechos 2

Había una problema que resolver ¿Cómo serían los discípulos “testigos hasta lo último de la tierra” de Jesús? ¿Cómo se predicaría el evangelio a toda nación, tribu y lengua (Apoc.14:6), si únicamente los discípulos conocían la verdad, los cuales solo hablaban una lengua? Necesitaban manejar otros idiomas

Los discípulos fueron dotados de ésta facultad en la fiesta de Pentecostés; “Todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y empezaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía que hablasen…” Hech 2:4. Siendo una fiesta especial, se habían congregado en Jerusalén judíos que habían nacido en otras naciones; estos oyeron en sus lenguas natales el mensaje de Dios. “Al producirse ese ruido, se juntó una multitud. Y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua” Hech 2:6

La Biblia menciona (en Hech 2:9-11) los 15 idiomas que ellos hablaron, ya que había habitantes de diversos lugares de la tierra: Partos, Medos, Elamitas, Habitantes de Mesopotamia, Habitantes de Judea, Habitantes de Capadocia, Habitantes del Ponto, Habitantes de Asia, Habitantes de Frigia, Habitantes de Panfilia, Egipcios, Habitantes de regiones de África más allá de Cirene, Romanos residentes de Jerusalén, tanto judíos como prosélitos, Cretenses y Árabes

El Espíritu Santo les “concedía, daba u ofrecía” que hablasen, eran lenguas o dialectos nacionales que las personas que allí estaban podían entender perfectamente en su idioma. La Biblia no dice que hablaban palabras o “repeticiones” de sonidos sin sentido para los que allí estaban presentes. La Palabra de Dios nos refiere, por boca de estos oyentes lo que estaban hablando: “…les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios” Hech 2:11

Estás Lenguas, incluso, eran entendidas por aquellos que las hablaban, a excepción de ciertos residentes oriundos de Jerusalén y Palestina, los cuales, como no entendían ninguna de las lenguas habladas por los discípulos, se burlaban, pensando que estaban ebrios y hablaban incoherencias (Hech 2:13) “Es probable que hubieran influido en ellos las muchas mentiras que se decían acerca de Jesús. Los judíos (fariseos) habían atribuido algunos de los milagros del Señor al poder del príncipe de los demonios (Mat 12:24), y Festo había dicho a Pablo que estaba loco (Hech. 26: 24). Los sacerdotes se habían burlado de Cristo en la cruz (Mat. 27: 41-43), y eran capaces de instigar viles rumores para explicar este milagro de las lenguas a fin de que no se debilitara la influencia de los sacerdotes sobre el pueblo” Comentario Bíblico (CBA Tomo 6 Pág. 145)

En otro momento, al igual que en Pentecostés, descendió el Espíritu Santo y tembló, pero los creyentes no hablaron en lenguas. La razón es que no había extranjeros con ellos, estaban con sus hermanos en la fe. “Y puestos en libertad, vinieron a los suyos y contaron todo lo que los principales sacerdotes y los ancianos les habían dicho. Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios” Hech 4:23,31

Es importante mencionar, es el hecho de que el idioma social de comunicación generalmente hablado era el griego y el hebreo era el idioma de los cultos en el  templo. Hasta ahora, los judíos en ese tiempo realizaban sus servicios y rituales en hebreo. Era importante que el pueblo no solamente pareciera que participaba, sino que debía entender lo que escuchaba, cada quién debía oír en su propio idioma el mensaje de los discípulos.

El don de Lenguas (idiomas) fue dado para el incrédulo a fin de que pudiera oír el Evangelio, a través de un hijo o hija de Dios en un idioma que comprendía y ser convencido de pecado y salvado.

2.                  Los dones y su permanencia

Hoy encontramos dos conceptos, entre los cristianos, con respecto a la permanencia de los dones espirituales. Algunos creen que los dones para edificación, tales como conocimiento, sabiduría, enseñanza, exhortación, fe y misericordia, son dones permanentes; pero que los dones que son señales, tales como el de profecía, sanidad, lenguas y milagros, cesaron con la muerte de los apóstoles. Los defensores de esta idea afirman: "Los dones que son señales tenían un propósito singular: dar credenciales a los apóstoles, es decir, permitir que la gente supiera que estos hombres todos hablaban la verdad de Dios. Una vez que la Palabra de Dios quedó escrita y confirmada, los dones que eran señales ya no eran necesarios, y cesaron"–John F. MacArthur, Jr., Charismatic Chaos, p. 199.

“Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros… hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” Efesios 4:13

“Profetas”

Los profetas exponían y explicaban la voluntad de Dios que les había sido dada a conocer por medios sobrenaturales. Se los menciona juntamente con los apóstoles en Efe. 2: 20; 3: 5. La predicción del futuro no es tarea esencial del "profeta", ni es parte de todos los mensajes impartidos por los profetas (Hech. 15: 32; 1 Cor. 14: 3). El don de profecía fue indispensable para la fundación de la iglesia en los tiempos del NT, y es el guía constituido para la iglesia remanente (Apoc. 19: 10).

“Hasta”

Los cargos, dones que hay en la iglesia serán necesarios y continuarán hasta el establecimiento del reino de Dios.

Lleguemos”

O "alcancemos", "logremos".

“Unidad”

Palabra relacionada con la fe y con el conocimiento; es decir, unidad de fe en Cristo y unidad de conocimiento acerca de él. La fe debe siempre asociarse con el conocimiento.

Conocimiento”

Gr. epígnÇsis, "conocimiento" espiritual desarrollado. "Conocimiento pleno" (BJ); "pleno conocimiento" (BC).

“Varón perfecto”

U "hombre maduro".  Se refiere no tanto al hombre individual como a la iglesia, la cual debe llegar a un estado de unidad orgánica, plenitud y madurez, en contraste con la pueril inmadurez que se sugiere en el vers. 14. La semejanza a Cristo es la meta que debe alcanzar tanto el individuo como la iglesia (Rom. 8: 29). Negarse a crecer es un pecado mayor que la inmadurez; es el resultado del engreimiento y de ideales mezquinos.

“Estatura”

Gr. h'likía, "edad", "generación"; "madurez" (BJ, BC, NC). Aquí resalta la idea de madurez. Cf. Luc. 2: 52; 12: 25.

Plenitud de Cristo”

Sólo Cristo tiene la estatura perfecta y es el único hombre perfecto y completo. Esta meta nos habla necesariamente de un tiempo: La segunda venida de Jesús cuando seremos transformados; Los dones nos acompañaran durante todo este tiempo y la segunda venida.

3.                  Los dones y su propósito

“… a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo” Efesios 4:12

a.    “Perfeccionar”

Gr. katartismós, "habilitación", "perfeccionamiento". El verbo katartízÇ se usa en Mat. 4: 21 en relación con el remiendo de las redes, y en Gál. 6:1 para referirse a la restauración de quienes habían sido sorprendidos en alguna falta.  Los dones tenían el propósito de "remendar" a los santos y unirlos entre sí. El acto de "perfeccionar" implica, como el contexto lo sugiere, un ministerio organizado y un gobierno eclesiástico.

b.         “Obra del ministerio”

U "obra de ministrar", "obra de servir", que incluye toda clase de ministerio y servicio dentro de la iglesia. Los que dirigen la iglesia no deben enseñorearse de la grey, sino servirla. Este es el propósito inmediato del don.

c.         “Edificación”

La iglesia debe ser edificada tanto en su carácter espiritual como en su crecimiento.

4.                  Los dones y la profecía

“Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría… A otro, el hacer milagros; a otro, profecía…” 1 Corintios 12:8 al 10

“Profecía”

Es decir, la facultad de hablar con autoridad de parte de Dios, o en el nombre de Dios, ya sea para predecir acontecimientos futuros o para declarar la voluntad de Dios para el presente (ver Exo. 3: 10, 14: 15, Deut. 18: 15, 18: 9-2 Sam. 23: 2; Mat. 11: 9-10; 2 Ped. 1: 21). La profecía es el medio elegido por Dios para comunicarse con el hombre (ver Núm. 12: 6; Amós 3: 7). La Biblia ha llegado hasta los hombres por medio de este don (ver 2 Tim. 3: 16; 2 Ped. 1: 20-21). Las Escrituras testifican de Jesús, y el don de profecía es apropiadamente llamado "el testimonio de Jesús" (Apoc. 19: 10; cf.  Juan 5: 39; Apoc. 12: 17). El don de profecía se manifiesta por medio de visiones, o sueños, o una inspiración especial que llega a la mente (ver Núm. 12: 6; Apoc. 1: 1-3); y entonces el instrumento humano se convierte en el portavoz de Dios (ver 2 Sam. 23: 2; Mat. 3: 3; 2 Ped. 1: 21). Dios tenía el propósito de que este importante don del Espíritu estuviera con su iglesia hasta el fin del tiempo (ver Joel 2: 28-29; Apoc. 12: 17; 19: 10). En realidad, debe ser la señal para identificar a la verdadera iglesia de Dios en los últimos días (Apoc. 12: 17; 19: 10).  Esto es muy razonable, porque Dios siempre ha estado usando este medio para revelarse e impartir sus mensajes al mundo desde la caída de Adán.

   II.               FALSIFICACION DE LOS DONES (MOVIMIENTO CARISMATICO)

1.                  Los milagros

a.         Satanás puede “imitar” milagros que se parecen a los elementos genuinos

"Quien haga de la operación de milagros la prueba de su fe encontrará que Satanás puede, mediante una variedad de engaños, realizar maravillas que pasarán por milagros genuinos" (2 MS 60).

“Pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso” Apocalipsis 16:14

“Espíritus de demonios”

En los Evangelios el término "espíritu inmundo" se usa como equivalente de "diablo" (Mar. 1:27, 34; 3:11, 15; 6:7; etc.).

“Hacen señales”

O "hacen milagros", es decir, "señales y prodigios mentirosos" (ver com. 2 Tes. 2:9) con el propósito de confirmar el poder y la autoridad de la persona que los hace (ver t. V, pp. 198-199).  Estos milagros también se mencionan en cap. 13:13-14; 19:20.  Las manifestaciones sobrenaturales de varias clases son el medio por el cual Satanás- obrando mediante diversos instrumentos humanos- logrará unir al mundo con el propósito de exterminar a los que constituyen la única barrera que se opondrá a su dominio indiscutido sobre la humanidad.

b.         Satanás puede obrar solamente dentro de los “límites” establecidos por Dios

“… inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos” 2 Tesalonicenses  2:9

“Advenimiento”

Gr. parousía, la misma palabra que describe la venida de Cristo en el vers. 8.  Muchos afirman que el apóstol se está refiriendo a la imitación que hará Satanás de la venida en gloria de nuestro Señor, debido a:

                                           i. Al significado técnico que tiene el término parousía

                                         ii. Al uso frecuente de esta palabra para describir la segunda venida de Cristo

                                       iii. A la yuxtaposición de parousía.

En cuanto al hecho de que Satanás imitará una parousía, debemos estar agradecidos porque la Palabra de Dios proporciona claras descripciones de la venida de Cristo para que los creyentes no sean engañados.  El mismo Señor "descenderá del cielo" (1 Tes. 4: 16) "con las nubes" (Apoc. 1: 7), así como los discípulos le habían "visto ir al cielo" (Hech. 1: 11), y su venida será "como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente" (Mat. 24: 27), y por lo tanto "todo ojo le verá" (Apoc. 1: 7).  No le será posible a Satanás falsificar exacta y completamente la parousía del Señor (CS 683).  El pueblo de Dios podrá escapar del engaño satánico (Mat. 24: 24) si estudia diligentemente las Sagradas Escrituras y recuerda bien los detalles proféticos del segundo advenimiento del Señor.

“Poder y señales y prodigios mentirosos”

El adjetivo "mentirosos" modifica a los tres sustantivos.  Las palabras "poder", "señales", "prodigios" también se aplican a los milagros de Jesús; pero las obras maravillosas del Señor eran genuinas y "señales" que atestiguaban su naturaleza divina Juan 10: 25, 37-38).  Los milagros que producen actos de creación exceden, por supuesto, al poder de Satanás; por el poder de Satanás, los magos egipcios frente a Faraón pudieron imitar las dos primeras plagas. Desde la tercera plaga, los magos egipcios fueron incapaces de falsificar los milagros de Dios (Éxodo 7 - 12). También se registra que Satanás tiene poder para afligir a los hombres con dolencias físicas (Luc. 13: 16).  Es, pues, evidente que tiene poder para aliviarlos de esas dolencias cuando así conviene a sus propósitos.  Satanás y sus agentes harán obras maravillosas de curaciones aparentemente iguales a las que hizo Cristo (CS 645-646, 651; TM 364-366; 3JT 285; 5T 698).  Satanás hará obras maravillosas y recurrirá a manifestaciones espiritistas de poder sobrenatural en su intento final por engañar al mundo.

c.         Pueden ser hechas por los que profesan el “nombre de Jesús

“Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad” Mateo 7:22,23

“Profetizamos en tu nombre”

La forma de la pregunta en el griego indica que se espera una respuesta positiva.  Es como si se dijera: "Ciertamente, hemos profetizado en tu nombre, ¿verdad?" Difícilmente habrían hecho tal afirmación delante del gran juez del universo si su pretensión no hubiera estado respaldada, aparentemente, por los hechos.  Esta es la medida de su arrogancia y vana ilusión.  Es como si protestaran ante el Juez de que su decisión es injusta y que no puede tratarlos como a réprobos.  Han estado predicando en el nombre de Cristo, ¿no es verdad?  Pero han olvidado que el culto externo dedicado a Dios, que se basa en la tradición humana, no tiene valor.

“Echamos fuera demonios”

Se consideraba que éste era el milagro más difícil de realizar y por lo tanto representaba a todos los otros que pudieran mencionarse.  Cuando los setenta regresaron de su primer recorrido evangelístico, lo que les parecía más importante era el hecho de que aun los demonios se les habían sujetado (Luc. 10: 17).

“Muchos milagros”

Quizá estas maravillas incluían verdaderos milagros (CS 609, 645), realizados como una evidencia que pretendía demostrar que la presencia de Dios los acompañaba y que sus enseñanzas tenían la aprobación divina (Apoc. 13: 13-14; 2 Tes. 2: 9-10).  Las Escrituras muestran claramente que la realización de milagros no es en sí una evidencia convincente de que está obrando el poder divino.  El mayor milagro, tanto en el tiempo como en la eternidad, es una vida transformada según la semejanza divina (DTG 372-375).  Quienes profesan ser profetas han de ser probados por su vida (Mat. 7: 16) y no por sus pretendidos milagros.

“Les declararé”

Gr. homologéÇ, "confesar" o "declarar abiertamente".

“Nunca os conocí”

Esta es la evidencia de que sus enseñanzas no habían sido pronunciadas en armonía con la voluntad de Dios y que los milagros no habían sido realizados mediante el poder divino.

2.                  El don de profecía

El cumplimiento de una predicción no es una garantía de que es una profecía verdadera de Dios.

“Y si os dijeren: Preguntad a los encantadores y a los adivinos, que susurran hablando, responded: ¿No consultará el pueblo a su Dios? ¿Consultará a los muertos por los vivos?” Isa. 8:19

“Si os dijeren”

En este versículo Isaías condena las fuentes de consejo y conducción de las cuales dependían Acaz y muchos de los habitantes de Judá.

“Los encantadores”

Por sus iniquidades los hijos de Israel se había separado de Dios, así como lo había hecho Saúl, de modo que el Señor ya no les contestaba (1 Sam. 28: 6). Y como Saúl, el pueblo ahora se había vuelto a los demonios buscando dirección y ayuda. Como ocurre también hoy, prevalecía entonces el espiritismo, y la gente buscaba a los espíritus para hallar orientación.

“Susurran”

Heb. tsafaf, "susurrar", "chirriar" (Lev. 19: 31). El médium susurraba ceceando. En estas palabras se nota un tono de desprecio y ridículo. Los emisarios del diablo muchas veces empleaban los medios más sin sentido y degradantes para establecer su comunicación con los espíritus. Al consultar a los espíritus de los demonios, los hombres inevitablemente llegan a parecerse a ellos en carácter y proceder. Satanás ejerce una influencia prácticamente ilimitada sobre los que abandonan la "ley" y el "testimonio" (Isa. 8: 20) y prefieren oír los mensajes más agradables de los espíritus malignos de Satanás.

3.                  El don de lenguas (Glosolalia)

Griego, glosalalia: glosa = Lengua, lenguaje o idioma. Lalia = Hablar, referir, decir, charlar).

"Algunas de esas personas tienen manifestaciones de lo que llaman dones, y dicen que el Señor las ha colocado en la iglesia. Hablan en una jerigonza incomprensible que llaman la lengua desconocida, y que lo es no solo para el hombre, sino también para el Señor y todo el cielo. Estos dones son fabricados por hombres y mujeres ayudados por el gran engañador. El fanatismo, la falsa agitación, el falso hablar en lenguas y los servicios ruidosos han sido considerados dones que Dios ha colocado en la iglesia. Algunos han sido engañados" (1 JT 161).

A continuación usaremos algunos textos usado por los y explicaremos  el significado en el contexto de hechos 2:

“Mientras Pedro estaba aún hablando estas palabras, el Espíritu Santo descendió sobre todos los que oían el sermón. Y los fieles que eran de la circuncisión, que habían ido con Pedro, quedaron asombrados de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. Porque los oían hablar en lenguas, y magnificar a Dios” Hechos 10:44-46

“Porque los oían hablar en lenguas, y magnificar a Dios”

Los gentiles (no hablaban hebreo) hablaron en lenguas (hebreo – idioma característico del culto judio) delante de cristianos cuando estaba Pedro (judío) en casa de Cornelio predicando; éste y su familia eran gentiles piadosos prosélitos a la fe judaica. Las lenguas sirvieron de señal a los fieles de la circuncisión (hebreos) que no creían que el Espíritu Santo podía descender sobre otros que no fuesen judíos. Con este testimonio recibían la responsabilidad también de expandir el evangelio en otras regiones y lenguas (Apoc.14:6). Aquí no hay sílabas que se repiten sin sentido o sonidos inventados por ellos mismos.

Jesucristo no manifestó este don (Luc 4:1). Nunca habló en lenguas. No era necesario, ni estaba en el propósito de Dios que lo hiciera. Durante su ministerio a los doce no se les había dado el don de lenguas, pues no era preciso. Ese don les fue conferido en el momento que se presentó la necesidad.

Otros personajes bíblicos también fueron llenos del Espíritu Santo, sin embargo, no se hace referencia que hablaron en lenguas: Juan el Bautista: Luc 1:15 – Elizabeth: Luc 1:41 – Simeón: Luc 2:25,26 – Zacarías: Luc 1:67,68 – María: Luc1:35

“Estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas, tomarán serpientes en las manos, y si llegan a beber cosa venenosa no les dañará. Sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán.” Marcos 16:17

“hablarán nuevas lenguas”

Aparentemente el texto da la impresión de que toda persona que cree en Jesús, automáticamente reflejará en ella estos signos e indicios. Pablo aclara que no todos hablan en lenguas, no todos sanan y no todos hacen milagros, (1Cor.12:29-30) debido a que hay diversidad de dones. Además el texto expresa: “nuevas lenguas”, no dice palabras extrañas, repetitivas; es más afirma que: “si llegan a beber cosa venenosa no les dañará”, preguntamos ¿Cuándo sucede normalmente estos hechos mencionados en el pasaje?; la respuesta es obvia en una gira evangelística donde conocemos personas extrañas con costumbres diferentes, lenguas diferentes y también enemigas del pueblo de Dios que querrán destruir al predicador mediante crímenes como el envenenamiento

“Si yo hablase en lenguas humanas y angélicas… ” 1 Corintios 13: 1

“Angélicas”

Pablo está haciendo una “suposición” al decir: “Si yo hablase…”. Podría haber dicho “si yo volase”. No es una afirmación.

La Biblia no registra a un ángel hablando en un idioma celestial o espiritual, aparte del conocido por los seres humanos, ni aún los seres vivientes que están alrededor del trono de Dios, ni los 24 ancianos.  Además “las lenguas sirven de señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos…” Las  repeticiones veloces de sílabas, sonidos sin sentido y que no pueden ser entendidas en ninguna lengua conocida no pueden ser señal a los inconversos. En el día de Pentecostés, si fueron señal a los inconversos que se convirtieron en número de unos 3.000 tras ese acontecimiento

El don de lenguas es para hablar y ser comprendido por todos. “Así también vosotros, si por la lengua no diereis palabra bien comprensible, ¿cómo se entenderá lo que decís? Porque hablaréis al aire” 1Cor 14:9

“Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende aunque por el Espíritu habla misterios” 1 Corintios 14: 2

“no habla a los hombres, sino a Dios”

Hay que tener en cuenta el contexto sociocultural económico de Corinto, por un lado era una ciudad cosmopolita (varios idiomas) portuaria comercial con mucho dinero, tenía una ubicación geográfica única de enlace entre Grecia por el norte y el Peloponeso, por otro lado había una desigualdad social en la cual buena parte de los habitantes eran esclavos, por lo tanto venían de diversos naciones y hablaban diferentes idiomas. En este sentido si un creyente extranjero viene a una congregación y habla u ora en su lengua (desconocida para la congregación), nadie le entenderá, de allí que no hablará a los hombres (“a no ser que las interprete”), sino a Dios que conoce todos los idiomas.

“Por el Espíritu habla misterios”

En la Biblia esta palabra “Misterios” o “Secretos” no se refiere en todos los casos a algo que se desconoce totalmente, sino a algo que se conoce en parte. Un ejemplo de ello es el Evangelio “Y orad también por mí, para que al abrir la boca, me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio” Ef.6:19

“De la que fui hecho ministro (la iglesia), según la misión de Dios que me fue dada en vuestro favor, para que anuncie la Palabra de Dios en su plenitud, el misterio que había estado oculto desde los siglos y generaciones, y que ahora ha sido manifestado a sus santos; a quienes Dios quiso dar a conocer entre los gentiles, las riquezas de la gloria de este misterio, que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria” Col 1: 25-27

Por consiguiente, si una persona de lengua africana predica un mensaje en un lugar donde se habla español, (aunque nadie le entiende, por tanto, no habla a los hombres) habla misterios o Palabra de Dios por el Espíritu. En este sentido él es edificado, porque entiende lo que dice, pero no puede edificar a la iglesia, “El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica; pero el que profetiza (enseña), edifica a la iglesia” 1Cor 14:4 Es por ello que se aconseja pedir en oración poder interpretar su lengua (idioma) a la lengua del lugar.

“Por lo cual, el que habla en lengua extraña, pida en oración poder interpretarla” 1Cor 14:13

“Lengua extraña”

La expresión “Lengua extraña” no aparece en el griego original; dice tan solo “lengua” (la expresión “extraña o desconocida” es un añadido de los traductores). Lo que Pablo afirma aquí es que si algún creyente en la iglesia habla en su lengua nativa porque desconoce  la lengua de la iglesia local donde se encuentra, pida en oración “interpretarla” (“traducirla” al idioma de la iglesia donde se encuentra)

Por ello Pablo afirmó: “Pero en la iglesia prefiero hablar cinco palabras con mi entendimiento (inteligibles), para enseñar también a otros, que diez mil palabras en lengua desconocida”

La expresión “desconocida” no existe en el original griego. En la carta primera de Corintios, capítulo catorce, Pablo está corrigiendo el abuso del “Don de Lenguas” en la iglesia de Corinto. Algunos a quienes el Espíritu Santo había dado un idioma, lo usaban en la reunión de la iglesia, aún cuando no hubiera entre ellos quien lo entendiera. Era un don dado por el Espíritu Santo, pero era usado para gloria propia y no bajo la dirección del Espíritu.

Con todo, no se le debe impedir a un hermano que habla en lenguas (diferentes a la iglesia local) predicar en la congregación (1Cor 14:39). Sin embargo, necesariamente debe tener un intérprete, de lo contrario debe callar “Si alguno habla en lengua, que hablen dos, o a lo más tres, y por turno. Y que alguien interprete. Y si no hubiera intérprete, calle en la iglesia, y hable para sí mismo y para Dios” 1Cor14:27,28.

“Porque si yo oro en lengua desconocida, mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin fruto” 1 Corintios 14: 14

“queda sin fruto”

Si uno ora en lenguas, sin tener como nos ha dicho antes el apóstol, la interpretación o traducción de lo que decimos, nuestro espíritu ora, pero nuestra mente o entendimiento queda sin fruto. La expresión “sin fruto”, en griego es “Akarpos” quiere decir “infructuoso” ya que ninguno de los que oyen la oración podrá decir “amén”, pues no sabrá que se ha dicho. Y no actuarán para cumplir lo que se ha orado.

“¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento. Porque si bendices solo con el espíritu, el que ocupa lugar de simple oyente, ¿cómo dirá el amén a tu acción de gracias? Pues no sabe lo que has dicho. Porque tú, a la verdad, bien das gracias, pero el otro no es edificado” 1Cor 14:15-17

CONCLUSIÓN

El Espíritu Santo da poder a la iglesia para su salud  crecimiento otorgándole dones espirituales. Uno de estos dones es el de profecía.


Pastor Alfredo Padilla Chávez

Pastor IASD Puente Piedra “A” - Lima, Perú

Escríbenos (sugerencias, pedidos) a:

apadilla@apcnorte.org.pe ; apadilla88@hotmail.com

 

www.apcnorte.org.pe

http://www.pmministries.com

http://www.pmministries.com/CEES/2009/ES1/PowerPoint/Espanol/APC1.ppt

 

 

El Pastor Alfredo Padilla , ha autorizado al Dr. Martínez a  publicar en el Centro de Escuela Sabática de Ministerios PM, sus comentarios semanales de la Escuela Sabática

 


 

[Acerca de Nosotros]  [Centro Internacional de la Escuela Sabática]  [Ministerios de Iglesia][Ministerio de la Salud] [Ministerio de la Palabra]  [Ministerio Profético] [ Ministerios Apologético] [Ministerios de Música]  [Ministerios Audio-Visual [Centro White MPM]  [Centro de investigación]  [Centro de Noticias MPM] [Historia IASD]  [Iglesias ASD en la Red]  [Escríbenos]  [Conozca a Marissa]  [Conozca al Dr. Martínez]  [Foto-Album  Familia Martínez [Home]

 

Usted es el Visitante FastCounter by LinkExchange