La Naturaleza de Dios: la base de la expiación

Lección 1

Para el 4 de Octubre del 2008


El método celestial de comunicación

La serie de estudios de estos próximos tres meses que hemos comenzado esta semana es una muy relevante para todos nosotros que vivimos en el siglo XXI.  Su título es El Don Profético en las Escrituras y la Historia Adventista.  Esta primera semana comenzamos con "El método celestial de comunicación."  En esencia estudiamos las formas en que Dios se revela: la naturaleza, los profetas, la Biblia y Jesucristo.

El versículo central se encuentra en Hebreos:

"Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo" (Heb. 1:1, 2).

En pocos tiempos en la historia una serie como ésta sobre el Don Profético es más necesaria que en nuestros días.  Hoy hemos visto o escuchado cómo se han levantado muchas personas asegurando poseer el don profético.  Algunos con resultados fatales como muertes masivas o engaños financieros que han dejado a muchos en la bancarrota.  Según como fue advertido por Jesús en Mateo 24, se está cumpliendo ante nuestros ojos un resurgimiento de voces que aseguran tener mensajes del cielo.  También se hacen referencias a profecías antiguas como las de los mayas o de Nostradamus.

El Dr. Phandel, el autor de la serie que vamos a estudiar durante estos meses ha investigado el tema del Don profético por muchos años.

He tenido el privilegio de trabajar junto al Dr. Phandel en proyectos del Instituto de Investigación Bíblica (Adventista) donde es director asociado.  Es un hombre muy accesible que podrá contestar sus cartas y/o dirigirles a fuentes confiables sobre los temas que vamos a estar discutiendo durante las próximas semanas.

Profetas Hoy

En la sociedad en general tenemos personas que aseguran ser portavoces de Dios, en diferentes formas y por diversos medios.  En todas las principales religiones del mundo tenemos personas que alegan haber tenido visiones y que esparcen sus enseñanzas entre judíos, musulmanes y cristianos.  Entre los cristianos específicamente ha habido movimientos impulsados por "profetas" o "profetizas" modernos.  ¿Cómo saber quien tiene la verdad?  La iglesia Adventista del Séptimo Día ha dado evidencias de la importancia del don profético y basamos nuestra existencia en la confiabilidad del mismo.  El ministerio de Elena G. de White ha sido inequívoco y los ataques a su ministerio deben ser respondidos con una metodología clara y consistente con podemos sustentar con la Biblia y con lo que ella dijo de sí misma.

¿Cómo saber quien tiene revelación de Dios?  Aunque expresiones actuales de profetas en medio de los adventistas no son comunes, como entre todas las denominaciones hay algunos(as) que han alegado tener visiones o revelaciones.  ¿Cómo saber si aquella persona que me asegura que Dios le reveló algo futuro o que me asegura tener un "mensaje" para mi vida tiene razón?  ¿Cómo saber si el sueño de tal persona visionaria es real o fantasía?  Dios se ha revelado en el pasado como estudiamos esta semana, así que tenemos seguridad que Dios nos ha hablado continuamente.  ¿Cómo lo ha hecho en el pasado?

La Naturaleza

Durante esta semana usamos términos teológicos para referirnos a la revelación de Dios.  Durante siglos los cristianos han hecho la diferencia entre la revelación general y la especial.  La revelación general se refiere principalmente a la forma en que Dios se ha revelado a través de la naturaleza.  Sin embargo, durante décadas los cristianos han sido un poco tímidos de hacer referencias a la forma en que Dios se revela en la naturaleza.

Una de las razones ha sido por lo intimidantes que parecen ser los argumentos propuestos por algunos científicos que utilizan la evolución para explicar el origen de la vida.  Por otro lado, al contemplar la naturaleza, hoy tenemos más razones para declarar como el salmista que reconocemos la mano de Dios en lo que nos rodea.

David expresó que "Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos."  Eso no era lo que le parecía a Darwin cuando notó las similitudes que hay en las especies que catalogaba hace más de ciento cincuenta años atrás.  Lo cierto es que desde el 1844, cuando publicó su libro, hemos podido estudiar detenidamente las criaturas.  La complejidad de las mismas está más evidente hoy que cuando se publicó por primera vez el Origen de las Especies en base a similitudes superficiales de los organismos.  Los microscopios y otros instrumentos científicos han abierto ventanas a los procesos que ocurren dentro de los seres vivos.  Solamente hablando de lo que sucede en los seres humanos, el Dr. Michael Behe ha presentado los complicados procesos bioquímicos que tienen lugar en las células de los "homo sapiens."  Como científico, entrenado en el marco filosófico de la evolución tuvo que admitir que debe haber una "fuerza superior" detrás de esos procesos.  Behe, quien es ahora famoso mundialmente y a quien tuve el privilegio de conocer hace unos años, ha propuesto la teoría de "Diseño Inteligente" donde evidencia que los seres humanos existimos gracias a procesos que evidencian "complejidad irreducible."  A Behe no le ha quedado otro remedio que reconocer a Dios y rechazar el evolucionismo que sostenía con tanta energía.

Los argumentos de los creacionistas de hoy son mucho más sólidos que décadas atrás por la cantidad de evidencias sobre lo maravilloso que es el cuerpo humano y el de las otras criaturas.  Si el salmista hubiese tenido el privilegio de usar un microscopio para admirar la creación en vez de sentarse en una montaña a ver un atardecer hubiese escrito el salmo 19 tan largo como el salmo 119.  Hoy tenemos más evidencia de la revelación del Creador que la que otros creyentes han tenido en los pasados siglos.  Así que en vez de ser tímidos de usar la revelación general, debemos ser capaces de argumentar sólidamente por el Creador.   El Instituto Adventista de Geociencia se dedica

especialmente a hacer trabajos científicos serios en el campo de la geología, genética, biología y astronomía entre otras disciplinas para dar evidencia de cómo Dios se revela a través de la naturaleza (ver http://www.grisda.org/).

Debemos reconocer que hay procesos en la naturaleza que son difíciles para entender cuando pensamos que Dios se revela a través de la misma.

 Podemos contemplar con horror como animales se comen a otros animales, pero estos procesos que aseguran el balance ecológico no se los podemos atribuir al Enemigo.  Satanás es símbolo de anarquía y caos, eso no es lo que sucede en los ecosistemas balanceados donde unas especies están diseñadas para ser alimentos de otras y así sucesivamente.  Evidentemente eso no era el propósito original del Creador, pero no le podemos dar crédito a Satanás por las garras y colmillos de los animales carnívoros.  Después de la caída, Dios mismo tuvo que rediseñar sus criaturas para el mundo de pecado.   Así que debemos estudiar la naturaleza con humildad, reconociendo la mano de Dios aun en los procesos más difíciles de entender por nosotros los cristianos.

Otra razón por la cual algunos cristianos no usan mucho la naturaleza en sus referencias a la revelación de Dios se debe al descuido de muchos sobre el ambiente.  Se tratan de auto justificar declarando que la Tierra va a ser destruida de todas formas o que debemos distanciarnos de grupos de Nueva Era que enfatizan la ecología y el cuidado al ambiente.  Pero eso no tiene sentido ni fundamento bíblico.

 En Génesis 1 Dios encargó a los humanos a cuidar y administrar la Tierra y es un deber de todos ser mayordomos de nuestro planeta.  Si la naturaleza es una revelación de Dios como muchos creemos debemos ser consistentes en hacer esfuerzos por reciclar y cuidar nuestro ecosistema.  Deberíamos ser voces en asuntos como el calentamiento global, la tala indiscriminada de árboles y las especies en extinción.

 Eso no está en conflicto con nuestra fe en un pronto regreso de Jesús, pero como Pablo destaca en el libro de Romanos, la naturaleza clama por liberación de las garras del pecado.

Los Profetas

La otra forma en que Dios se revela es a través de las personas elegidas al servicio profético.  En el Antiguo Cercano Oriente (ACO) era común tener a personas que alegaban ejercer el oficio profético.

La palabra común que se utiliza en muchos lenguajes semíticos en Nabi que contiene la idea de alguien que es llamado por un dios.  Esa palabra de utilizaba en los escritos descubiertos en Mari (actualmente

Siria) y en documentos cananeos.  La Biblia usa la misma palabra para referirse a los que eran llamados por Yahveh a proclamar mensajes del Cielo.  En Deir Allah, en la parte este del país que hoy conocemos como Jordania los arqueólogos encontraron una inscripción que menciona un Nabi.  Su nombre era Balaam hijo de Beor.  Tenemos razones para pensar que era el mismo personaje descrito en el libro de Números.  El templo donde se encontró no era hebreo, así que Balaam profetizó con los moabitas fuera del contexto Yahavistico.  Eso es evidencia que el fenómeno del profeticismo no estaba limitado a Israel.  La misma Biblia nos declara esto así que eso no presenta un problema para los que consideramos la revelación bíblica como superior a las demás.  Es importante destacar que la revelación bíblica no pone como requisito el escribir las revelaciones.  Juan el Bautista es declarado por Jesús como el mayor de los profetas pero no escribió una línea, ni dio detalles de lo que iba a suceder en el futuro.  Así que debemos destacar que el don profético en el contexto Yahavista no requiere libros o referencias al futuro.   Lo más importante es la proclamación de la revelación del Creador.

Por otro lado la Palabra escrita es importante también para la revelación de Dios.  En varias ocasiones, hombres inspirados por Dios recibieron órdenes de  escribir lo que escuchaban y/o veían.  Así que esta revelación especial de Dios tiene un lugar muy especial en el plan de Dios de hacerse conocer por sus criaturas.  La Biblia no es otra colección de dichos antiguos de alguna cultura pasada.  Tenemos a nuestro acceso muchos documentos de deidades que ya no escuchamos y de culturas que se han extinto.  Las colecciones de otras culturas que tenían profetas son antologías de documentos en pedazos que no tienen unidad concreta y son a menudo inconsistentes.  Sin embargo, la Biblia tiene una unidad increíble en su tema, propósito y teología.  La estructura de la misma, los temas son consistentes y edificantes.

La revelación mayor a la que dedicaremos más tiempo en las próximas lecciones es el Señor Jesucristo.  En Jesús podemos tener la forma suprema de cómo Dios se revela a sus criaturas.


EL doctor Efraín Velazquez, a autorizado a Ministerios PM a publicar sus resúmenes de la lección de la Escuela Sabática en forma exclusiva, en el Centro Internacional para el Estudio de la Escuela Sabática de Ministerios PM

 

Doctor Efraín Velazquez
Director del departamento de Teología de la Universidad de las Antillas
Decano Académico del Seminario Teológico Adventista Interamericano (SETAI)

El pastor Velazquez es un experto en arqueología bíblica

 

 

[Acerca de Nosotros]  [Centro Internacional de la Escuela Sabática]  [Ministerios de Iglesia][Ministerio de la Salud] [Ministerio de la Palabra]  [Ministerio Profético] [ Ministerios Apologético] [Ministerios de Música]  [Ministerios Audio-Visual [Centro White MPM]  [Centro de investigación]  [Centro de Noticias MPM] [Historia IASD]  [Iglesias ASD en la Red]  [Escríbenos]  [Conozca a Marissa]  [Conozca al Dr. Martínez]  [Foto-Album  Familia Martínez]   [Home]

Usted es el Visitante    FastCounter by LinkExchange