NORMAS SOBRE LA MÚSICA
EN LA IGLESIA CENTRAL

 

INTRODUCCIÓN

 

Siendo que la música es uno de los elementos más importantes en los cultos de nuestra Iglesia y debido al gran número de diversas filosofías sobre el uso de la música en la Iglesia, el Comité de Música de la Iglesia Central (año 1979) ha creído necesario establecer una serie de normas que expresen nuestra propia filosofía y regulen el uso de la música en nuestra Iglesia en cuanto a: el propósito de la misma, tipos de música aceptable y objetables, diversos estilos de ejecutar dentro de la Iglesia, instrumentación, etc.

Este documento constituye una interpretación local, así como un suplemento al documento oficial de la Iglesia Adventista: "Orientación hacia una filosofía Adventista de la Música, preparado por la Asociación General en el Concilio Otoñal celebrado en la Cd. de México en 1972 y votado y registrado en la Unión Mexicana con el voto 13935.

Es nuestro sentir que, tal como lo fue en las Escuelas de los Profetas, debemos "emplear la música con un propósito santo, para elevar los pensamientos hacia aquello que es puro, noble y enaltecedor, y para despertar en el alma la devoción y la gratitud hacia Dios" (P y P 644).

PROPOSITOS DE LA MÚSICA EN NUESTRA IGLESIA

1. Servir a santos propósitos dentro de los diferentes servicios de la Iglesia.

2. Contribuir mediante la música, letra y manera de ejecutarse, a la Santificación del culto y del santuario.

3. Glorificar a Dios de la manera más elevada y posible a nuestro alcance. No se establece que nos limitaremos al uso de cantos cuya música y letra son de un nivel cultural muy elevado o altamente elaborado, pero sí se quiere poner sumo cuidado en la selección de música y letra de escasa o nula calidad sagrada.

4. Uno de los propósitos primordiales, es la presentación del mensaje, el cual será reforzado y hecho más accesible a la congregación por medio de una música compuesta de acuerdo a tal mensaje.

5. Educar y a la vez alabar a Dios.

 

EN CUANTO A LA LETRA

 

1. Los cantos deben tener una letra que esté de acuerdo con las enseñanzas bíblicas.

2. La letra debe presentar un mensaje específico y fácil de captar. Un mensaje bíblico, Cristocéntrico y de alabanza a Dios.

3. Cantos que contienen letras ligeras, vagas, sentimentales, que apelen solamente a las emociones, irreverentes, o que no contienen ningún mensaje, se consideran inaceptables.

4. La letra debe ser en lo posible, de alto valor literario, (Fam. 3:1) teniendo mucho cuidado con traducciones que a veces desvirtúan el mensaje y pierden la calidad original.

5. Revelar armonía entre el mensaje que encierran las palabras y la melodía, sin combinar lo sagrado con lo profano (Fam. 2:4,8:2). Aquellos cantos que tienen letras construidas a la manera de los cantos del mundo no se consideran aceptables en nuestra Iglesia.

6. Conviene dar preferencia a las composiciones basadas en pasajes bíblicos, literarios o parafraseados.

7. Los cantos a presentarse deben guardar una apelación equilibrada a la emoción y al intelecto y no tratar de cautivar solamente los sentidos, o apelar solamente al intelecto.

8. Los susurros, musitaciones y otras formas similares de expresión podrán considerarse aceptables si se usan esporádicamente, con el fin de añadir variedad o esclarecer el mensaje de la letra y hechas de una manera reverente. usadas frecuentemente o con cierto sentimentalismo o liviandad se considera inaceptables.

 

EN CUANTO A LA MÚSICA

1. Comprendiendo el tremendo poder de la música para influenciar y grabar la verdad espiritual en el corazón, nuestra meta será música de la más alta calidad que esté en armonía con lo elevado y santo del mensaje (Fam. 2:5).

2. Debemos dar preferencia y usar a menudo los grandes himnos de la tradición cristiana y cantos llenos de significado de los grandes maestros del pasado y del presente.

Es una realidad que la música como arte ha sufrido degeneración continua y muchas composiciones contemporáneas carecen de valor musical. Así mismo se están componiendo cantos de muy poco o nulo valor musical y con gran semejanza a la música popular del mundo.

3. La música debe ser de una calidad tal que apele no solamente a las fases emocionales, sino también a las intelectuales. Sin olvidar tomar en cuenta el nivel cultural de la congregación y del medio. La música debe apelar a todos los miembros. La música de grandes maestros como Bach, Handel, Mendelssohn, etc., así como los cantos de Lutero, Isaac Watts, Wesley, Crosby, F. E. Belden y muchos más del pasado y del presente, seleccionada de acuerdo al medio y la ocasión, es un medio eficaz para grabar la verdad en el corazón y expresar ideales de alto valor.

4. Se ejercerá sumo cuidado para evitar los elementos mundanos de la música que dejan de expresar los altos ideales de la fe cristiana (Fam 2:1). Algunos tipos de música como el Jazz, Rock, Bolero, Baladas sentimentales, etc., los consideramos incompatibles con los principios de nuestra Iglesia. Aún cuando esta música tenga un texto religioso o bíblico, no es razón suficiente para anular el tremendo poder de la música (fam. 2:2).

5. "Se debe evitar música con uso exagerado de los acordes de 7a, 9a, lla, l3a. Estas modificaciones si se usan moderadamente, causan un efecto agradable; pero cuando se usan de un modo excesivo distraen del verdadero poder espiritual del mensaje" (Fam. 5:6).

6. La música en nuestra Iglesia puede ser de tipo culto o evangélico, puede ser elaborada o sencilla, teniendo en cuenta que por ningún motivo habremos de "rebajar jamás los conceptos dignos de excelencia con el fin de alcanzar a la gente donde se encuentra" (Test. Tomo 9 p. 143; Evangelismo p. 137).

7. La interpretación de la música será de manera seria, sencilla, evitando todo movimiento innecesario que llame la atención al intérprete y distraiga la atención del mensaje.

8. En conformidad con el análisis efectuado de los cantos estilo "Gospel" moderno, anexo a este documento, se recomienda no seleccionar cantos de este estilo. Cuando un canto de este estilo sea seleccionado para representarse en nuestra Iglesia, éste deberá ser previamente aprobado por los directores del Comité de Música o en su ausencia por un representante autorizado del mismo.

 

EN CUANTO AL USO DE LOS INSTRUMENTOS

1. Se da la bienvenida y se estimula el uso de instrumentos, en sus distintas variedades, dedicados al servicio de la Iglesia.

2. Se recomienda ejercer sumo cuidado al usar instrumentos fuertemente asociados con música popular y folklórica y tener cuidado de no interpretarlos en ese mismo estilo, usando sus armonías y ritmos profanos, ejemplo: Guitarra, Marimba, Mandolina, Saxofón, etc.

3. Instrumentos de origen dudoso y que requieren el uso a veces exagerado de amplificación, como lo son la Guitarra Eléctrica, el Bajo Eléctrico no se consideran aceptables dentro de nuestra Iglesia. Excepciones a este reglamento deberán ser previamente consultados con el director de música de la Iglesia.

 

REGLAMENTOS GENERALES

 

1. La música en nuestra Iglesia es administrada a través de la Junta Directiva de la Iglesia, quien a su vez ha nombrado un comité de Música para tal efecto.

2. La Iglesia planeará dentro de su programación de servicios y cultos la realización de programas de música elevada y culta que alabe a Dios y eleve y eduque a sus miembros.

3. La programación de la música en la Iglesia se hará por un trimestre adelantado y aprobado por el comité de la Iglesia.

4. Todo Programa Musical que tome la mayor parte del tiempo entero de algún servicio, deberá primero ser presentado o ejecutado, si así lo requiere, al Director de música de la Iglesia, por lo menos con una semana de anticipación, quien a su vez presentará el caso al comité, si lo considera necesario.

5. La Iglesia da la bienvenida a todo miembro que desee participar activamente en la música, así como a dúos, tríos, cuartetos o grupos corales que se forman en el seno de la Iglesia. Todos estos podrán recibir asesoramiento espiritual y musical de parte del comité de música de la Iglesia.

6. Todos los pianistas y directores de canto de los diferentes servicios, deberán de ser aprobados por el comité de música de la Iglesia previamente a su nombramiento, ya que se considera que éstos ejercen influencia sobre la congregación según su modo de interpretar los himnos.

7. Los instrumentos de la Iglesia se reservan para el uso exclusivo de los cultos y prácticas musicales autorizadas por el Pastor o el Director de Música de la Iglesia.

8. Se establece como función exclusiva de los diáconos de la Iglesia el movimiento de los instrumentos. Ninguna otra persona está autorizada para mover los instrumentos de su lugar.

ANALISIS DEL ESTILO "GOSPEL" MODERNO

1. Su Origen: Proviene del estilo folklórico-popular norteamericano. Un estilo de música que ha existido desde hace mucho tiempo fuera de la Iglesia, en el campo, en el escenario, en el salón. Un origen popular, mundano, casi nunca religioso o sacro. A menudo de compositores de escasa o nula educación musical y que refleja una experiencia poco profunda.

2. Su Estructura Musical: Muy cerca y muchas veces igual a la de la música popular.

3. El ritmo: Es mayormente repetitivo y poco variado usando muy a menudo patrones de danza como 3/4. Frecuentemente es también sincopado al estilo del Jazz y combinado con armonías inestables, despiertan más la sensualidad que la espiritualidad. A menudo apto para aplauso rítmico.

4. Las armonías: En muchas ocasiones son simples y el ritmo armónico muy lento al estilo folklórico. Frecuentemente se usan también armonías "modernistas" con acordes de 7a, 9a, 11a, 13a y otros, que aunados al ritmo semejan mucho a los estilo populares como el Jazz y el Rock.

5. Las melodías: En su mayoría son de estilo sentimental, de balada, muy poco elaboradas, y repetitivas y formadas al estilo de la canción en contraste con la forma del himno.

6. La Letra: a) Raramente enfoca un mensaje bíblico y muy pocas veces, son basadas literalmente en la palabra Inspirada. (Aun cuando lo son, el mensaje es destruido por los elementos musicales).

b) Apelan a las emociones y raramente al intelecto.

c) Son de poca calidad literaria y muy a menudo expresan una experiencia personal (uso del pronombre "yo").

d) No se adaptan a ninguna de las métricas tradicionales del himno LM - CM - SM - sino que son más libres y tienen una sección que se repite.

e) En ocasiones es sentimental, informal y aún irreverente.

f) Uso frecuente de susurro, musitaciones y otras alteraciones de la voz.

7. Debido a su estructura está sujeta a muchos posibles arreglos musicales y usan para su acompañamiento instrumentos de origen folklórico, popular o poco usados tradicionalmente en la Iglesia como: El Bajo Eléctrico, la Batería, La Guitarra, El Pandero, etc.

 

8. El tipo de canción "Gospel" actual, no posee los elementos concretos como los ya mencionados y otros de carácter más abstracto, de los cantos e himnos de la Tradición Cristiana desde la antigüedad hasta el presente, sino más bien se asemeja a la forma y estilo de interpretación de la música del mundo de nuestros días.

9. Su interpretación casi siempre va acompañada de ampliación exagerada. Muchos micrófonos para diferentes voces, amplificadores potentes, bocinas igualmente grandes, etc., que causan que se pierda la sencillez y la belleza de la voz humana natural.

10. Muy a menudo su interpretación y el vestuario que se usa para ella, es muy poco formal e imita la manera de pararse, de moverse, y las expresiones exageradas de los grupos y cantantes populares.

 

 

[Acerca de Nosotros] [Teología] [Profecías] [ Apología] [Historia IASD] [Centro de investigación] [Iglesias adventistas hispanas en la Red] [Centro White][Centro de Noticias MPM][Itinerario][Foto-Album  Familia Martínez][Conozca a Marissa][Conozca al Dr. Martínez][La Leche y sus derivados][Escríbenos]

Usted es el VisitanteFastCounter by LinkExchange

Este sitio se suscribe los principios del código HON de la Fundación Health On the Net

AVISO LEGAL: Esta Web ha sido desarrollada como una potente herramienta de consulta y ayuda para el conocimiento y alivio de todas las enfermedades físicas, mentales y espirituales. En ningún caso debe considerarse sustituto de ningún tratamiento prescrito por su médico.