DERECHOS Y RESPONSABILIDADES
DE LA IGLESIA HACIA LAS
ESCUELAS DE IGLESIA

 

Por: F. Wayne Foster
Director de Educación
Unión de Columbia, Maryland

 

La palabra "derechos" insinúa una relación de confrontación entre dos entidades, como son la iglesia y la junta escolar local. En relación con los fines que persigue este artículo, se asume que no exista división entre las distintas agencias que cooperan en el funcionamiento de una escuela y que el código de educación de la unión ha explicado en detalle la interrelación correcta y las prerrogativas de cada colectividad. Por lo regular, se acepta que las iglesias y las juntas escolares están regidas por los reglamentos y reglaciones de estos códigos de educación.

Los "derechos" de la iglesia en relación con la escuela tienen validez primeramente en la junta escolar. Esta junta es nombrada por la iglesia, representa a la iglesia, y sus derechos e intereses deben ser también los de la iglesia. A veces sucede que la escuela y la junta escolar parecen estar siempre en conflicto. En este caso conviene redactar una constitución que indique claramente las prerrogativas, limitaciones y expectativas de las dos entidades.

Una cosa debe quedar clara: La iglesia es el cuerpo constituyente de la escuela y la autoridad final en asuntos no determinados o prescritos por las organizaciones superior de la iglesia. Sin lugar a dudas, la iglesia local tiene el derecho de reemplazar a uno o a todos los miembros de la junta escolar en la siguiente elección o nombramiento. si ésta fracasara en llevar a cabo las indicaciones de la iglesia.

Otros Derechos de la Iglesia

La iglesia tiene el derecho a esperar ciertos imperativos y que la junta escolar los afronte. Entre ellos está, en primer lugar, que la escuela funcione de manera que represente correctamente las creencias y normas de la iglesia. Es importante preservar la imagen de la iglesia ante los miembros y ante los que no son miembros de la misma. La iglesia tiene derecho a esperar que el funcionamiento de la escuela y la conducta del personal reflejan la imagen correcta de la educación adventista.

Desde muchas perspectivas, incluyendo la legal, la iglesia se preocupa por la calidad de enseñanza que se imparte en la escuela. Los padres y los miembros tienen el derecho a esperar una enseñanza de superior calidad, una atención superior al desarrollo académico y espritual de los estudiantes y una influencia recíproca superior entre maestros y alumnos.

En esta época en que abundan los litigios, la iglesia debe insistir en que la escuela sea un lugar seguro, Muchas veces esto se pasa por alto y es extraño que no sean más frecuentes los accidentes y las consiguientes demandas.

En cuanto a las finanzas de la escuela, la iglesia espera que la junta escolar desarrolle un presupuesto anual y que la escuela funcione bajo ese presupuesto. Siendo que por lo general se pide que los miembros de la iglesia contribuyan al sostenimiento de la escuela, además de los ingresos por cuotas de enseñanza, muchas iglesias esperan con todo derecho que la comisión de finanzas de la iglesia o la junta escolar apruebe las solicitudes de ayuda. Esto significa que la junta escolar no debiera imponer unilateralmente un subsidio específico sobre la feligresía de la iglesia en general. Esto es menos una cuestión de derechos de una junta en oposición a los derechos de otra, como asunto de pragmatismo.

Responsabilidad de la Iglesia

Hasta ahora hemos enfatizado la cuestión de derechos o expectativas de la iglesia. Siempre que existen derechos, existen también responsabilidades. Los derechos de la iglesia a niveles superior de la organización están definidos, como hemos dicho antes, en distintos códigos de educación. Lo que no está claramente indicado a ningún nivel de la organización de la iglesia es la responsabilidad de lograr que todo niño y joven adventista que se pueda beneficiar de la educación adventista asista a la escuela de iglesia. Sólo en los Estados Unidos hay un cincuenta por ciento de hijos de hogares adventistas asistiendo a escuelas públicas o no adventistas. Esta es una desgracia denominacional. Esta responsabilidad y este problema necesita ser atacado desde los altos niveles de la organización hasta la iglesia local.

El concepto de que cada niño adventista debiera tener la oportunidad de asistir a una escuela dirigida por la iglesia ha sido por años de interés aparente de los dirigentes de la iglesia en todos los niveles. Si considera que la calificación de "aparente" es una denuncia demasiado cruel, piense en la carga que significa sobre los hombros de muchos padres el aumento del costo de enseñanza, carga que ya no pueden seguir soportando. El aumento del costo de enseñanza ha contribuido sin duda en forma significativa a la disminución de la matrícula, y es común que
muchos de nuestros miembros crean que la educación adventista es solamente para dos clases: los hijos de los obreros y la minoría selecta que cuenta con medios para pagarla.

Aunque es cierto que algunas iglesias han absorbido parte del alto costo de la enseñanza aumentando su ayuda a la escuela, no se han hecho esfuerzos verdaderos para lograr que todas las iglesias (sino cada miembro), participen y apoyen los reglamentos y la práctica general de la iglesia. Hemos adoptado dichos reglamentos y prácticas para las misiones, como testifica la ofrenda de escuela sabática que se recibe todos los sábados en todas las iglesias. Aunque la Recolección no sea del agrado de algunos obreros o miembros, también constituye una participación de la iglesia por reglamento y práctica. Sin duda, hay muchísimos miembros de iglesia que viven donde no hay escuela de iglesia y nunca han contribuido a sabiendas al sostén de la empresa más grande y singular de la denominación, la educación. Es cierto que una vez al año aparece en el calendario de la iglesia el Día de la Educación Cristiana, pero la experiencia ha demostrado que muchas, sino la mayoría de las iglesias que no tienen escuela de iglesia, prestan muy poca atención a este día especial o a las ofrendas. Año tras año se les niega a una gran parte de los miembros de iglesia las bendiciones de conocer y contribuir con el plan de Dios para la educación de nuestra juventud.

Los consejos que brinda Elena White en cuanto a la responsabilidad de toda la feligresía de sostener el programa escolar, son claros, enfáticos y abundantes.

La obra que más de cerca les toca a los miembros de nuestras iglesias es interesarse por sus jóvenes...

Dios requiere que su iglesia despierte de su letargo, y vea la clase de servicio que se le exige en este tiempo de peligro... El Señor del cielo está mirando para ver quién hace la obra que él quisiera ver hecha en favor de los niños y jóvenes.

Como iglesia, como individuos, si queremos estar sin culpa en el juicio, debemos hacer esfuerzos más generosos para la educación de nuestros jóvenes, a fin de que puedan estar mejor preparados para las diversas ramas de la gran obra confiada a nuestras manos.

Aunque debemos hacer esfuerzos fervientes por las masas que nos rodean, y hacer avanzar la obra en los campos extranjeros, ningún caudal de trabajo en este ramo puede sernos una disculpa por descuidar la educación de nuestros niños y jóvenes.

La Iglesia tiene una obra especial qué hacer en educar y preparar a sus niños para que, mientras asisten a la escuela...,
no sientan la influencia de los hábitos corruptos. -Consejos para los Maestros, Padres y Alumnos, págs. 34, 35, 126, 133.

Muchos quizás opinen que el actual plan de que la iglesia subsidie a la escuela cumple la letra y el espíritu de estos consejos. Aunque podría ser cierto en algunos casos, esto no enfoca la necesidad de proporcionar un plan regular y una promoción consistente con el fin de que la iglesia "despierte de su letargo."

Salvaguardando la Calidad de la Educación Cristiana

La calidad de la educación cristiana, desde jardín de infantes hasta nivel universitario, necesita ser protegida, no solo por los padres, sino también por la misma iglesia. Esto exige una absoluta participación financiera de la iglesia en todos los aspectos de la escuela. No obstante, en muchos casos, la participación de la iglesia está limitada a sueldos para maestros y gastos rutinarios de funcionamiento, mientras que la escuela se ve forzada a basar sus gastos de reparaciones, ayudas a estudiantes, gastos de inversión de capital para equipos nuevos, etc., en los ingresos resultantes de la venta de frutas y chucherías, ferias y otras cosas. Todavía no hemos dejado de practicar algún tipo de juego de bingo o lotería para financiar las escuelas ordenadas por Dios que han sido de tanta bendición para la iglesia. Pero el actual clima económico, junto con nuestro fracaso de ampliar la base de apoyo financiero de nuestras escuelas podría hacer parecer razonable lo inconcebible en las mentes de algunos.

El Sistema Escolar Contribuye a la Edificación del Reino de Dios

Otro motivo por el cual todas las iglesias debieran respaldar financieramente la educación cristiana como reglamento y práctica general de la iglesia, es que gran número de bautismos de la iglesia provienen del sistema escolar. Más aún, el poder de retención ejercido en las vidas de los estudiantes tiene grandes consecuencias en la edificación del reino de Cristo.

Si la iglesia ha de tomar en serio la comisión evangélica de Mateo 24:14, no hay duda que debiera incluir en todo ese proceso de salvación de su propia juventud, y el interés y participación de toda la iglesia en el mismo. Nadie duda la veracidad de la declaración de que "la iglesia que no puede (o no pueda) salvar a sus jóvenes, no puede esperar salvar al mundo."

La responsabilidad de la iglesia en relación con la educación cristiana está mayormente comprendida en dos aspectos: el de aumentar la matrícula y el de poner la base financiera de operaciones parar tener un programa de enseñanza de calidad, para que los jóvenes puedan ser adiestrados para participar en el servicio a Dios y ocupar un lugar en su reino.

 

 

[Acerca de Nosotros] [Teología] [Profecías] [ Apología] [Historia IASD] [Centro de investigación] [Iglesias adventistas hispanas en la Red] [Centro White][Centro de Noticias MPM][Itinerario][Foto-Album  Familia Martínez][Conozca a Marissa][Conozca al Dr. Martínez][La Leche y sus derivados][Escríbenos]

Usted es el VisitanteFastCounter by LinkExchange

Este sitio se suscribe los principios del código HON de la Fundación Health On the Net

AVISO LEGAL: Esta Web ha sido desarrollada como una potente herramienta de consulta y ayuda para el conocimiento y alivio de todas las enfermedades físicas, mentales y espirituales. En ningún caso debe considerarse sustituto de ningún tratamiento prescrito por su médico.